Saltar al contenido
Portada » Texturas en el tiempo

Texturas en el tiempo

Exposicion individual 2023. Episcopio. Ávila.

SOLO

Texturas en el tiempo

“Texturas en el Tiempo” se planta como un singular compendio artístico que desafía las convenciones del envejecimiento y la percepción del paso temporal. Concebida por el artista Gustavo Alba Benito, esta exposición encarna una amalgama intrincada entre la experimentación pictórica y la naturaleza transformadora del óxido en el metal.

Cada pieza es un testimonio visual que revela el diálogo entre el tiempo y la materia, resaltando la belleza en el envejecimiento y el valor inherente a cada etapa de la existencia. A través de la meticulosa fusión de texturas, colores y materiales en apariencia desgastados. “Texturas en el Tiempo” desafía la mirada convencional, ofreciendo un viaje introspectivo que celebra la riqueza de lo efímero y lo eterno, invitando a descubrir la majestuosidad oculta en la aparente fragilidad del transcurrir temporal.

“El oxido es el reflejo de las cicatrices que van quedando con el tiempo”

Esta exposición resume un intento innovador de fusionar la estética artística con la temporalidad inherente a la existencia de cualquier objeto. La colección desafia las nociones preconcebidas sobre la permanencia y la transformación, explorando la belleza inherente al proceso de envejecimiento y deterioro, evidenciando así la riqueza del tiempo en su expresión más pura.

El concepto del tiempo como agente transformador y el envejecimiento como una manifestación de esta metamorfosis intrínseca en la vida humana, se manifiesta en la exposición. Esta muestra, plantea desafiar la percepción convencional del envejecimiento al presentar una fusión peculiar entre el arte y la temporalidad. A través de la representación y la oxidación del metal, la colección invita a reflexionar sobre la belleza inherente en las etapas de la vida y la sabiduría que se adquiere con el transcurrir del tiempo. Al observar cómo el óxido transforma el metal, revelando texturas y matices fascinantes, se presenta una metáfora elocuente: la aparente decadencia o desgaste puede albergar una belleza intrínseca. Esta exhibición proyecta la idea de que el proceso de envejecer es un ejercicio en apreciar lo valioso y lo auténtico en cada etapa de la existencia, resaltando así la importancia de reconocer y valorar la belleza en aquello que ha sido marcado por el paso inexorable del tiempo.

“LA BELLEZA NO SOLO ESTÁ EN LO NUEVO, LO JOVEN O LO BRILLANTE”